La lactància materna

lactancia1

Quan et converteixes en mare descobreixes l’apassionant i fins aleshores desconegut món de la lactància! Cada vegada hi ha més informació i més assessorament en aquest tema per part dels professionals de la salut, però la última paraula sempre la tenen les mares. Avui us faig arribar la meva experiència i la meva opinió sobre la lactància materna.

Ja us vaig explicar fa un temps en aquest post que vaig formar part del projecte Mamamorfosis, pel qual vaig haver d’escriure sobre diferents temes relacionats amb la maternitat. Finalment, no tots els documents que vaig enviar a la promotora d’aquesta iniciativa van ser publicats, així que avui recupero un d’aquells escrits que vaig fer sobre la lactància materna i que no va estar inclòs en el llibre. Està escrit en castellà perquè la publicació així ho requeria. Així que si us interessa el tema, podeu seguir llegint:

La leche materna, como mucha gente sabe, es el mejor alimento que puede recibir un bebé porque tiene unas propiedades altamente beneficiosas que ninguna leche de fórmula puede garantizar. Contiene una serie de elementos que protegen al lactante de las enfermedades más frecuentes, como la diarrea y la neumonía y, además, se ha demostrado beneficiosa para el desarrollo neurológico y visual.

Fui mamá por primera vez a los 26 años. Era primavera. Cuando vi la cara de mi bebé supe que aquello era lo más mágico y maravilloso del mundo. En el hospital tuve la suerte de encontrarme con Julia, una enfermera muy vinculada al mundo de la lactancia, mamá de tres niños, que me ayudó muchísimo en mis primeros pasos con la lactancia, pues yo era inexperta (como todas las madres novatas) y mi hijo tenía poco peso y poca fuerza para succionar. Tuve que utilizar pezoneras de silicona durante dos meses, pero con constancia y paciencia pude hacer una lactancia materna exclusiva y a demanda durante los 6 primeros meses de Guim. Julia también me recomendó que asistiera a un grupo de lactancia del cuál ella, junto con otras chicas, era asesora de lactancia, y así fue como cada lunes por la tarde me encontraba con otras mamás, llenas de dudas y miedos, pero con unas ganas tremendas de ser muy buenas madres, en un espacio donde compartíamos nuestras experiencias y nos ayudábamos las unas a las otras. Desde entonces, siempre recomiendo a mis amigas y conocidas que tienen un bebé por primera vez, que acudan durante un tiempo a un grupo de lactancia o de post-parto, porqué te sientes menos sola, más fuerte y, sobretodo, compartes. Guim estuvo tomando leche materna hasta los 20 meses, momento en el cuál lo desteté porqué deseábamos tener otro hijo y no me quedaba embarazada. Después de dejar el pecho me volvió a venir la regla y tuve mi segundo embarazo.

Fui mamá por segunda vez a los  29 años. Biel llegó al mundo en invierno. Cuando lo tuve en brazos supe que era capaz de amar infinitamente a más de un hijo. Como ya tenía experiencia, la lactancia materna fue mucho mejor que la primera vez. Aún así quise compartir y charlar con otras mamás y asistí a un grupo de lactancia durante un tiempo. Biel hizo lactancia materna exclusiva y a demanda durante 6 meses y aunque a partir de entonces empezamos a introducir la alimentación complementaria (papillas de fruta, de verdura, cereales…) no quiso comer nada que no fuera mi leche hasta los 8 meses. Tampoco quería biberones y yo me desesperaba porqué me tenía que reincorporar a trabajar y el solo ¡se alimentaba de mi leche! El primer mes que pasó en el Jardín de Infancia no comía nada hasta que yo llegaba a buscarlo. Cuando me veía entrar por la puerta me abría la camiseta para que le diera pecho. Creo que lo pasé peor yo que él. Después nos pasábamos toda la tarde y la noche pegaditos y haciendo “teta”. En algún lugar leí que hay bebés que invierten los horarios y pueden aguantar sin comer nada mientras mamá está trabajando. Por suerte enseguida empezó a comer otros alimentos que le podían dar las educadoras en la Guardería. Igual que su hermano tomó leche materna hasta los 22 meses, momento en el cuál lo desteté porqué deseábamos ser papás otra vez y dando pecho no me venía la regla. Al cabo de unos meses me volví a quedar embarazada.

He sido mamá por tercera vez a los 33 años. Iu nació en otoño. Fue un parto tan rápido que casi nace en el coche. Tenía prisa por ver el mundo y conocer a sus hermanos y a sus papás. Cuando le besé supe que ser madre es lo más bonito que nos regala la vida. La lactancia materna con Iu ha sido extremadamente fácil. Tiene 6 meses y ha hecho lactancia materna exclusiva y a demanda igual que sus hermanos hasta ahora. La experiencia es un grado. Cuando estaba embarazada de mi tercer hijo una amiga me habló de la Donación de Leche Materna. Me dijo que ella se había hecho donante y me explicó el procedimiento. Me pareció tan interesante que busqué la página web de El Banc de Llet Materna (que pertenece al Banc de Sang i Texits) para leer toda la información y también me hecho donante. La leche materna de las donantes ayuda al desarrollo y crecimiento de bebés que nacen prematuros con riesgo de patología digestiva o intestinal. El consumo de leche materna disminuye las infecciones generalizadas graves y combate la necrosis intestinal, la causa principal de defunción entre los neonatos. En los tres primeros años de existencia del Banc de Llet Materna se han podido ayudar más de 500 bebés prematuros en Catalunya. Así que ¡vale la pena intentarlo!

Mi experiencia con la lactancia materna siempre ha sido positiva. Aunque al inicio no fue fácil, y las noches dando pecho son un capítulo a parte, no me arrepiento de nada. Somos mamíferos y la naturaleza nos ha dotado de este poder tan animal que es amamantar a nuestros hijos. El contacto físico y el vínculo que se crea entre la madre y el bebé es algo muy íntimo y profundo…mirar y enamorarte de tu bebé, alimentarlo, protegerlo y mimarlo…es un fenómeno “todo en uno” que no podemos desperdiciar.

Advertisements

2 pensaments sobre “La lactància materna

  1. Comparteixo amb tu que donar el pit als nostres fills és quelcom especial i vinculant, tant que no es pot explicar, així com el millor que podem fer per a ells. Ara bé, també és cert que s´ha de reconeixer que té moments durs per la dependència que genera de la mare i perquè com bé dius, les nits poden ser dures… sempre la defensaré però hem de parlar amb tota la transparència que poguem per ajudar a les noves futures mares.

    Liked by 1 person

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s